viernes, 23 de febrero de 2018

Cs ganaría unas nuevas elecciones catalanas y ERC superaría a JxCat - El apoyo a la independencia en Cataluña se sitúa en el 40,8%

elecciones-cataluna-urnas-dreamstime.jpg

Cs ganaría unas nuevas elecciones catalanas y ERC superaría a JxCat


  • El independentismo lograría revalidar la mayoría absoluta
  • El partido de Inés Arrimadas tendría 33-35 escaños

Una urna junto a una bandera independentista. Foto: Dreamstime
Ciudadanos volvería a ganar las elecciones catalanas si se celebraran ahora y ERC podría empatarle en diputados y superar a JxCat, según una encuesta del Centre de Estudis de Opinió de la Generalitat (CEO) (.pdf) difundido este viernes.
El partido de Inés Arrimadas tendría 33-35 escaños, igual que ERC; JxCat bajaría hasta los 29-31; el PSC tendría entre 15-16; los comuns se quedarían con los 8 que ya tiene; la CUP subiría hasta los 7-8, y el PP tendría 3-4.
La encuesta arroja que, tanto por la franja alta como la baja de la estimación, los independentistas revalidarían la mayoría absoluta en Parlament con entre 74 y 71 diputados.
elEconomista.es

El apoyo a la independencia en Cataluña se sitúa en el 40,8% tras caer ocho puntos desde octubre


Un 40,8% de catalanes quiere la independencia de Cataluña, un 53,9% la rechaza, un 3% no lo sabe y 2,3 no contesta, según una encuesta del Centre de Estudis de Opinió de la Generalitat (CEO) (.pdf) difundida este viernes.
Esto supone un descenso del apoyo a la independencia de ocho puntos: en octubre de 2017 eran un 48,7% los catalanes que querían un Estado propio, mientras que el 43,6% entonces lo rechazaba -suben 10 puntos-.Cs ganaría unas nuevas elecciones catalanas y ERC superaría a JxCat.
Este 40,8% de apoyo a la independencia es el registro más bajo de los últimos cuatro años, según los datos que ofrece el CEO en este sondeo.

elEconomista.es

miércoles, 21 de febrero de 2018

La investigación de Lezo acorrala a Cospedal y el Bigotes, a López del Hierro por la Gürtel

Resultado de imagen de La investigación de Lezo acorrala a Cospedal y el Bigotes, a López del Hierro por la Gürtel

La investigación de Lezo acorrala a Cospedal y el Bigotes, a López del Hierro por la Gürtel


La nota de prensa enviada por el Partido Popular anunciaba a la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, como el más alto cargo del Gobierno y del PP que acompañaría al exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el acto convocado el lunes por el periódico que preside Mauricio Casals y dirige Francisco Marhuenda, La Razón
Pero, inesperadamente, la todopoderosa secretaria general de los populares quedó relegada a un tercer plano, junto al actual ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, mientras el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y la vicepresidenta, Soraya Saéz de Santamaría, fueron los que acapararon toda la atención desde el estrado. 
¿El motivo? Todo indica que lo son las causas judiciales que cercan la financiación ilegal del PP y que últimamente apuntan directamente a Cospedal y a su marido, el empresario Ignacio López del Hierro. 
"La foto de Cospedal rodeada de Mauricio Casals, Marhuenda y el presidente de Atresmedia, José Creuheras, habría sido demoledora, porque ellos tres han tenido que ir a declarar a la Audiencia Nacional por el caso Lezo y aparecen en las escuchas de la Guardia Civil. Y ella está en el punto de mira de la misma investigación por la concesión del tren de Navalcarnero a OHL", aseguran fuentes de la causa. 
Un momento del acto de 'La Razón', presidido por Rajoy, con el ex ministro del Interior, Fernández Díaz, en el estrado. Cospedal está sentada enfrenteFoto por: derecha

Una carrera meteórica, de consejera a secretaria general

María Dolores de Cospedal entró en diciembre de 2004 en la política madrileña por la puerta grande, sustituyendo a Francisco Granados como consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid
En 2006 dejó ese cargo para irse como presidenta del PP manchego y en 2008 entró en Génova 13 como secretaria general del partido, ya con un gran conocimiento sobre los tejemanejes de presunta financiación ilegal que ahora se investigan en Lezo, Gürtel y Púnica. 
El caso que más le atañe es el del tren de Navalcarnero, una concesión que llevó a cabo en 2005 en contra del criterio del Gobierno central y por el que siempre se ha contado que Ignacio González pretendía cobrar una comisión de 1,4 millones en Suiza. 
Aunque, según la investigación de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, la cobró el consejero de Indra Adrián de la Joya, quien recibió esa cantidad en una de sus cuentas suizas y se la quedó –según su propia declaración ante el juez– sin que nadie se la reclamase después.
Un montaje orquestado desde la ejecutiva del PP cuando Cospedal ya era secretaria general y en el que estarían involucrados, según Ignacio González, el número dos de Planeta, Mauricio Casals; el extesorero Álvaro Lapuerta; el dueño de OHL, Juan Miguel Villar Mir, su yerno,Javier López Madrid, y el comisario José Manuel Villarejo, hoy en prisión. 
El empresario de la 'jet set' Adrián de la JoyaFoto por: derecha
Cospedal tuvo mucho interés en adjudicar rápidamente la concesión del tren de Navalcarnero

En una entrevista concedida en febrero de 2005, Cospedal dejó bien claro su interés por adjudicar rápidamente una concesión que sería "ruinosa", según OHL. 
La actual ministra de Defensa afirmaba entonces: 
"Si en el plazo de un mes seguimos sin conocer oficialmente las intenciones del Ministerio, nosotros empezaremos ya, sin perder más tiempo, a hacer los proyectos para construir un tren de Cercanías hasta Navalcarnero. Los vecinos de la localidad contarán con este servicio." 
retaba al entonces Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero
"La Radial 1, que no aparece en los proyectos del Ministerio, la consideramos totalmente necesaria porque el corredor de la nacional de Burgos está muy atascado y supondría un beneficio para los conductores contar con una alternativa para el tráfico. 
Por ello, estoy dispuesta a hacer lo mismo que con el tren a Navalcarnero. Sólo le doy un mes al Ministerio y, si para entonces no tengo respuesta, comenzaremos a realizar el proyecto de esta vía de peaje y la construiría la Comunidad".
Ahora es además Francisco Granados y el ex consejero de Mintra, Jesús Trabada, quien le han recordado al juez de la Audiencia Nacional que instruye las tramas Púnica y Lezo –y que ha unificado en una sola pieza la presunta financiación ilegal del PP madrileño–, Manuel García Castellón, que los contratos para las obras de Metro Ligero de Madrid se firmaron en enero de 2005, tras la llegada de la actual ministra de Defensa a la consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid. 

Y la UDEF aducía no saber quién era "Lopez Hierro"

Más de 10 años han pasado antes de que el nombre de Cospedal aparezca relacionado con la corrupción madrileña y también una década ha transcurrido hasta que Álvaro Pérez, conocido como el Bigotes y en prisión por la trama Gürtel, ha empezado a ayudar a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía para que pueda identificar en la trama al actual marido de la ministra de Defensa, Ignacio López del Hierro.
Un poderoso empresario que lleva vinculado al PP, según aparece en de los papeles de Bárcenas y explican diferentes fuentes del PP de Madrid, "desde que Manuel Fraga gobernaba el partido siendo Alianza Popular". 
Y, según la contabilidad de Bárcenas, "Lopez Hierro", "L. Hierro" o "LdH" donó por lo menos 114.000 euros.
Sin embargo, la UDEF mantenía hasta hace poco que no había podido identificar a la persona que aparecía en esas anotaciones.
Ayer, en la comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, el Bigotes aseguró que Ignacio López del Hierro y Castillo es uno de los que aparecen "nueve, diez y hasta once veces" en la contabilidad paralela de Luis Bárcenas. 
Y ha añadido que López del Hierro y el "edecán" de Rajoy, Ángel Piñeiro, "aparecen como atizantes"; "son de los que vienen a soltar el mondongo, y los medios chitón". Como en el caso de Cospedal. 
López del Hierro ha anunciado que pondrá una querella contra el Bigotes por vincularle al caso Gürtel. 
Sin embargo, el exconsejero de Metrovacesa y actual consejero de Iberdrola Inmobiliaria es la piedra de Rosetta de los casos de corrupción que tiene entre manos la Audiencia Nacional: 
"Te permite pasar de los papeles de Bárcenas, a la trama Lezo y a los negocios de Jordi Pujol Jr en África", se ríe un investigador.
En Fiscalía se abre una nueva línea de investigación.

El ahorro se hunde y los créditos se multiplican... ¿volvemos a 2007?

Resultado de imagen de El ahorro se hunde y los créditos se multiplican  ¿volvemos a 2007?

El ahorro se hunde y los créditos se multiplican

 ¿volvemos a 2007?


El consumo de las familias españolas ayudan desde hace 4 años a la leve recuperación que estamos viviendo. 
En paralelo a la creación poco a poco de empleo, el gasto de las familias no deja de aumentar, pese a que los sueldos son los últimos de salir de la crisis.
Con el ahorro doméstico bajo mínimos, el recurso a la deuda es cada vez mayor. Cada vez tenemos a la entidades bancarias más hambrientas de rentabilidad, y realizan su apuesta por el préstamo al consumo, con tipos alrededor del 8 por ciento.
Nos podemos preguntar: ¿A qué es debido que este aumento de nuevo los créditos mientras el ahorro está descendiendo?

Los créditos al consumo tiran del carro de los préstamos bancarios

En 2017, la concesión a las familias de créditos para préstamos al consumo alcanzó los 43.138 millones de euros, el mayor aporte de financiación de la última década, como se puede ver en la gráfica “Evolución operaciones de crédito concedidas a las familias de 2007 a 2017”:
Más incluso que lo destinado a nuevas hipotecas, algo insólito. Dentro del consumo incluyen los saldos de tarjeta de crédito con pago aplazado y los créditos concedidos para otros fines incluyen los préstamos a empresarios individuales.
Los datos del Banco de España reflejan que las familias y las empresas siguen reduciendo su deuda, pero a un ritmo cada vez mucho más lento. 
Además, la concesión de los préstamos a las familias, concretándose en el consumo, aumentan de forma continua.
Los nuevos préstamos al consumo siguen creciendo, con tasas en 2017 de18,5 por ciento anual. Un aumento que sitúa a esta línea de préstamo, para la compra de automóviles, muebles, electrodomésticos o viajes, incluyendo el saldo a final de año de las tarjetas de crédito con pago aplazado, por encima del crédito concedido para la compra de vivienda, es decir, 43.138 millones de euros frente a los 38.862 millones de euros.
Este raro sorpasso, pesa tanto el préstamos hipotecario como la nueva financiación al consumo. 
La concesión de créditos para comprar viviendas ha aumentado en los últimos 4 años, pero de forma más reducida, un 3,65 por ciento en 2017, y sigue lejos del boom inmobiliario.

Los bancos apuestan por el crédito al consumo

El crédito para consumo ya representa más que lo que las familias devuelven por préstamos concedidos con anterioridad. Así, la deuda acumulada por crédito para consumo ha vuelto a aumentar los últimos 3 años de 162.000 millones de euros a 174.000 millones de euros.
En la compra de vivienda ha ocurrido todo lo contrario, ya que la amortización de la deuda suma más que los nuevos préstamos hipotecarios concedidos y el saldo vivo de los préstamos acumulados por las familias sigue a la baja, es decir, de 520.000 millones de euros, un 2,4 por ciento menos que en el año 2016.
En el aumento del crédito al consumo:
  • La inyección masiva de liquidez por el Banco Central Europeo.
  • La fijación del tipo de interés de referencia en el 0 por ciento.
  • Penalizaciones impuestas por el supervisor a los que no prestan han llevado a las entidades bancarias a tener más disponible.
  • Afrontar serias dificultades para sacarle partido al dinero por parte de las entidades bancarias.
Las entidades bancarias seguirán apostando por este tipo de financiación al consumo por su elevada rentabilidad ajustada al riesgo, en un entorno de tipos de interés bajos a medio plazo
El tipo de interés medio del préstamo al consumo se mantiene entre el 7 y 8 por ciento, muy por encima del rendimiento del resto de la cartera disponible por las entidades bancarias.
Por contra, las entidades bancarias se encuentras con un interés medio del nuevo préstamo hipotecario, más vinculado a la evolución del Euribor, en estos momentos en tasas negativas, disminuyó en 2017 al1,83 por ciento.

La tasa de ahorro casi en mínimos históricos

En la demanda de crédito para financiar compras, se ve:
  • Una crecimiento de la creación de empleo en los últimos años.
  • Mejora de las expectativas que impulsan el consumo de los ciudadanos españoles.
Pero, en el gastos de los bienes duraderos, todavía no se ha alcanzado elnivel previo a la crisis. Y, sobre todo, la recuperación se asienta en salarios bajos, de los que han encontrado empleo durante la época de crisis o casi congelados de aquellos que no perdieron su empleo en la crisis.
Las consecuencias es que la tasa de ahorro está en mínimos históricos, como se puede ver en la gráfica “Evolución de tasa de ahorro de las familias de 2007 a 2017”:
La tasa de ahorro se ha situado alrededor de mínimos con el 6,1 por ciento de la renta disponible de las familias, y para mantener el aumento del gasto, las familias cada vez de están endeudando más. 
Por tanto, la tasa de morosidad de los créditos de consumo ha aumentado ligeramente, hasta llegar al 8,9 por ciento, pero está en consonancia con la morosidad total de la cartera crediticia.
Durante la época de crisis, el ahorro se disparó por la precaución y para amortizar las cuotas de los préstamos hipotecarios. 
Hasta el punto que la deuda de las familias cayó de una cantidad equivalente al 80 por ciento hasta el 60 por ciento del PIB.
Ahora que se ha reducido la incertidumbre, el consumo ha despegado incluso por encima de lo que crecen las rentas, favorecido por una mejoría de perspectivas económicas, la financiación y la leve mejora inmobiliaria.

Un gobierno en la sombra a la sombra de la UE - Luis De Guindos, Goldman Sachs y el Eurogrupo. ¿Quién gobierna Europa?

Resultado de imagen de Luis De Guindos y el Eurogrupo. ¿Quién gobierna Europa?

Luis De Guindos y el Eurogrupo. ¿Quién gobierna Europa?


Después de diversos intentos fallidos de Mariano Rajoy para colocar a su amigo y ministro de economía en un cómodo retiro y, a pesar del dictamen desfavorable por parte de la Comisión de Economía del Parlamento Europeo, finalmente Luis De Guindos será el nuevo vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE). 
Por incomparecencia de su único contrincante, el Irlandés Philip Lane, que se retiró a lo largo de la mañana de ayer. 
Con este nombramiento De Guindos pasará a cobrar algo más de cinco veces su sueldo actual de ministro y será el encargado de “supervisar las políticas destinadas a impedir una acumulación excesiva de riesgos, mejorar la capacidad de resistencia del sector financiero, limitar los efectos de contagio y promover una visión general del sistema en materia de regulación financiera…” 
Qué fina ironía que el exdirectivo de Lehman Brothers Europa, uno de los principales causantes de la crisis global de las finanzas en 2008, sea diez años después el responsable europeo de “impedir una acumulación excesiva de riesgos” en la banca. Grotesca representación de la fábula del zorro al cuidado de las gallinas y enésimo caso de puertas giratorias entre lo público y lo privado.
Pero ojo, porque la vicepresidencia del BCE es solo una "pequeña" pieza de una estrategia mucho más compleja e importante. 
Este sillón bordado con letras doradas forma parte de un entramado de intereses que van más allá de las instituciones europeas. Con esta designación Merkel ha despejado el camino para conseguir que el candidato alemán, Jens Weidmann -actual presidente del Bundesbank y conocido como "el halcón neoliberal"- pueda ser elegido presidente del BCE. 
Una pieza clave en el pacto de gobernabilidad de la Gran Coalición en Alemania, pues el SPD no podría quedarse con el Ministerio de Economía hasta que los conservadores se aseguraran el control sobre Fráncfort. 
En definitiva, el enésimo ejemplo de intercambio de cromos a puerta cerrada sin ningún control democrático.
Pero aún hay más, ya que la elección de Guindos se realizó en el marco de la reunión mensual del Eurogrupo un mes antes de que se pronunciara el Consejo Europeo, que es el órgano que formalmente tiene la potestad en la elección de los cargos de dirección del BCE. 
El Eurogrupo es un supuesto "órgano informal" que no tiene atribuciones reconocidas por ningún tratado europeo para elegir o decidir cargo alguno en la UE, conceder ayudas financieras a países en riesgo o aplicar sanciones por incumplir los objetivos del pacto de estabilidad y crecimiento 1/
En teoría sus únicas atribuciones son las de un foro de debate y coordinación de las políticas económicas de la zona Euro, pero en la práctica vemos cómo se ha convertido en el verdadero gobierno en la sombra de Europa.
La primera reunión informal de los ministros de Economía o Hacienda de los países de la zona del euro se celebró el 4 de junio de 1998 en el Palacio de Senningen, en Luxemburgo. 
Toda una declaración de intenciones ya que Luxemburgo no solo es uno de los principales paraísos fiscales de la zona euro sino que además es la capital de los bancos europeos. 
A las reuniones mensuales del Eurogrupo, además de los ministros de Economía de los países del euro, se han ido incorporando el presidente del Banco Central Europeo y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, convirtiéndose de facto en el órgano rector de la política económica europea, como se demostró en la propia gestión de la crisis de la deuda griega a partir del 2010. 
Si el Eurogrupo fue concebido en algún momento como un "órgano informal", las reuniones mensuales, su protagonismo en el sometimiento de los países del sur a una deliberada doctrina del shock, o su papel en la crisis griega entre otros ejemplos han hecho que este papel pasara definitivamente a la historia. 
El Eurogrupo no sólo esta eliminando cualquier posible contrapeso económico y político, sino que ejerce de gobierno en la sombra, ganando a pasos agigantados poder y ejerciendo de dirección política. 
Porque no nos engañemos, la firma del tercer memorándum fue, entre otras cosas, un aviso para todos aquellos que osaran cuestionar la ortodoxia austeritaria.
El poder del Eurogrupo en la UE es uno de los ejemplos más palpables de los déficits democráticos de la actual construcción europea. 
Luis de Guindos va a ser vicepresidente del BCE al margen de los dictámenes del Parlamento Europeo, no vinculantes pero deliberadamente ninguneados, y sin respetar ni tan siquiera los meros formalismos democráticos cosméticos, como permitir que en la reunión del ECOFIN se atendieran las audiencias de todos los candidatos y posteriormente proclamar al ganador. 
Y la cuestión es que ni siquiera De Guindos es el problema, solo un preocupante síntoma y error de las fallas democráticas que atraviesan a esta Europa.
El proyecto europeo existente, cuando abandona los brillantes paneles de los pasillos de las instituciones y las sentidas declaraciones en los hemiciclos, adopta la forma de una distopía creciente. 
Cuando la democracia brilla por ausencia y la austeridad se convierte en la única opción político-económica de unas instituciones alejadas de los intereses de la ciudadanía, construir una Europa diferente emerge como la única solución a la deriva que vivimos. 
Por eso un cambio de rumbo no solo es posible o deseable, sino que resulta urgente y necesario, un cambio de rumbo que pasa por construir un proyecto europeo que recupere las raíces democráticas del antifascismo partisano, de la solidaridad, la paz y la justicia social. Un proyecto europeo del que no se excluya y expulse a nadie, un proyecto del que nadie quiera irse. Esta es la tarea que hoy más que nunca se torna imprescindible.
20/2/2018

Goldman Sachs, el banco que gobierna el mundo


Desde lo alto del cuartel general de Goldman Sachs, la vida abajo parece una maqueta
Los coches, las obras o la gente adquieren dimensiones liliputienses y el bullicio se queda mudo, como si todo fuera la simulación algo deficiente de una ciudad. No hay un solo letrero, dentro o fuera, que indique que uno se halla ante la sede de ese famoso banco, en el número 200 de la calle Oeste, en el bajo Manhattan. El vestíbulo es enorme y austero y las salas de pisos más altos son pulcras y sin excesos, o quizá, sin más excesos que las imponentes vistas de la Estatua de la Libertad, del Empire State y de casi todo Nueva York.
Donde acaba la calma, empiezan las tripas de Goldman, en los pisos más bajos del edificio: seis plantas de trading (correduría bursátil) del tamaño de un campo de fútbol americano cada una de ellas, donde hileras de intermediarios de valores con triples pantallas dan las órdenes de comprar y vender, de mover dinero a un ritmo de maquila. 
A diferencia del resto del edificio, la vestimenta allí es algo más informal y la gente, más joven (el 70% de la plantilla global del banco son millennials). El año que viene, aproximadamente el 10% de ellos, los que tengan el balance anual más pobre, tendrán que dejar la empresa. Y eso que allí está lo mejor de lo mejor, según le gusta presumir al banco: la tasa de aceptación de Goldman es del 3%, más baja que en Harvard.

‘Goldmanianos’

Los hombres de Goldman Sachs en los Gobiernos
Dicen que es el banco de inversión más poderoso del planeta, que paga los mejores sueldos de Wall Street y sufre la mayor tasa de divorcios, que las jornadas de trabajo exceden lo humano, que en la crisis financiera sacó petróleo mientras los demás se hundían, que no hay rincón de la Tierra a donde no lleguen sus tentáculos, que ningún Gobierno los ignora, que quien entra allí abraza un sacerdocio, que una vez se es goldmaniano, se es goldmaniano para siempre. Dicen que Goldman Sachs gobierna el mundo.
En casi todos los Gobiernos de EE UU, incluso desde antes de que comenzara el capitalismo moderno tras la II Guerra Mundial, ha habido un goldmaniano en las esferas más altas del poder público.
Donald Trump aludía a ello con frecuencia durante la campaña electoral estadounidense. Acusó a Hillary Clinton, la candidata demócrata, de haberse “vendido” al banco, del que habría cobrado jugosas cantidades como conferenciante. 
Aseguró también que Ted Cruz, el senador texano con el que rivalizó en las primarias republicanas, estaba bajo su control. 
En su último vídeo de campaña, al más puro estilo Ocupa Wall Street, señalaba a los culpables del empobrecimiento de los trabajadores y, aparte de Clinton u Obama, George Soros o el G20, destacaba a Lloyd Blankfein, el primer ejecutivo de la entidad financiera.
Poco antes de que Trump tomara posesión de la presidencia de EE UU, a mediados de enero, algunos manifestantes se apostaron ante la torre de Goldman Sachs con pancartas que rezaban “Gobierno Sachs”. 
El presidente, después de todo, había colocado en puestos clave de su equipo a una terna de goldmanianos.
Lloyd Blankfein, el patrón del banco, ha descrito el salto de la entidad a la política como un acto de servicio a la sociedad por parte de quienes antes han amasado una cantidad considerable de dinero en el banco. 
“La mayor parte se va a los 48 o 50 años, para entonces ya has ganado bastante”, dijo en una entrevista, “y la expectativa es que te vuelques en la filantropía o en servir a la Administración”.
Gary Cohn, número dos del grupo financiero, será el jefe del Consejo Económico de la Casa Blanca (previa indemnización del banco de 124 millones de dólares); Steven Mnuchin, un conocido inversor que había pasado 17 años en la casa, es el elegido como secretario del Tesoro (cargo equivalente al ministro de Economía), y el agitador derechista Steve Bannon, consejero de Trump y miembro del Consejo de Seguridad Nacional, también fue un hombre del banco.
El gran poder en la sombra, el titán, el gran calamar vampírico, el guardián de Wall Street… 
Pocas entidades en el mundo tienen tantos sobrenombres —y casi siempre tenebrosos— como Goldman Sachs. No es el mayor banco (ocupa un discreto puesto trigésimo segundo en la clasificación por activos) y se disputa el liderazgo de la banca de inversión con JPMorgan, pero nadie aparece tanto en las campañas electorales de cualquier país o en los carteles de manifestaciones, de Madrid a Nueva York, pasando por Atenas o Londres. Es común ver a banqueros en puestos de política económica, pero Goldman es el gran símbolo de la influencia del poder financiero en la política en EE UU.
“Trump necesitaba convencer a los mercados de que no era un loco, que puede serlo, pero necesitaba convencerlos de que no, y la mejor forma de hacerlo es contratar a gente de Goldman”, opina William D. Cohan, que pasó 17 años en la banca de inversión y luego se convirtió en autor de varios libros sobre las entretelas de Wall Street, uno de ellos, dedicado a Goldman. 
“Creo que, hasta cierto punto, a Trump le gusta el hecho de que todos esos tipos de Goldman, que no hubiesen hecho negocios con él por el tipo de cliente que es, estén ahora en su Gabinete. Debe decir ‘ahora están besando mi anillo y reclinándose ante mí…’. Qué irónico es el giro de los acontecimientos”, añade.
El constructor neoyorquino también ha elegido a Jay Clayton, que fue abogado de Goldman, como presidente de la SEC (el ente supervisor de la Bolsa de Nueva York) y a Dina Powell, del área de inversión filantrópica, como asesora de la presidencia. 
Hay quien escribió en estos primeros días de 2017 que Goldman Sachs volvía a Washington. ¿Pero alguna vez se fue? Desde hace un siglo, Gobiernos tanto conservadores como demócratas han abrazado la fe de la institución fundada en 1869 por un judío alemán llamado Marcus Goldman que había llegado dos décadas antes a Estados Unidos y empezado como comerciante de ropa (Sachs es el apellido del yerno con el que se asoció).
Luis Tinoco

Henry Goldman, el hijo del fundador, ya asesoró en la creación de la Reserva Federal en 1913. 
En la II Guerra Mundial Franklin Delano Roosevelt fichó al primer ejecutivo del banco, Sidney J. Weinberg, para su Consejo de Producción de Guerra. 
Weinberg, uno de los personajes más legendarios de Goldman, conocido como Mister Wall Street, colaboró también con los Gobiernos de Eisenhower y Lyndon B. Johnson. 
John C. Whitehead, socio y copresidente, sirvió como subsecretario de Estado en los ochenta con Reagan, y Robert Rubin, también copresidente, fue jefe del Tesoro de Clinton. George Bush (el hijo) fichó al goldmaniano Stephen Friedman para el Consejo Económico y a Henry Paulson para el Tesoro. 
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, también es de la casa.
Gary Cohn, número dos del grupo financiero, será el jefe del Consejo Económico de la Casa Blanca; Steven Mnuchin, un conocido inversor que había pasado 17 años en la casa, es el elegido como secretario del Tesoro, y el agitador derechista Steve Bannon, consejero de Trump y miembro del Consejo de Seguridad Nacional, también fue un hombre del banco.

Un acto de servicio

Tras muchas críticas, Blankfein, el patrón del banco, ha descrito el salto de la entidad a la política como un acto de servicio a la sociedad por parte de quienes antes han amasado una cantidad considerable de dinero en el banco. 
“La mayor parte se va a los 48 o 50 años, para entonces ya has ganado bastante”, dijo en una entrevista reciente en The New York Times
“y la expectativa es que te vuelques en la filantropía o en servir a la Administración”. 
“Es falsa la percepción de que van a Washington y nos ayudan. Lo contrario sí es cierto”, ha dicho Blankfein, preguntado por la posible connivencia. Cuando se cruza la puerta giratoria en sentido inverso, en retorno a la sociedad, es más difícil de vislumbrar. 
Este verano en Europa causó estupor el fichaje de José Manuel Durão Barroso (presidente de la Comisión Europea entre 2004 y 2014, es decir, durante la burbuja y la crisis financiera y de deuda) como presidente no ejecutivo de su filial en Londres. 
Mario Monti y Romano Prodi también han cobrado de Goldman.
Después de la gran crisis financiera, aparecieron dos libros sobre el banco con un título muy similar, 
El banco: cómo Goldman Sachs dirige el mundo (2010), del belga Marc Roche, un veterano corresponsal financiero, 
Dinero y poder. Cómo Goldman Sachs acabó gobernando el mundo (2011), el de William Cohan. 
Un poco antes, en 2009, la revista Rolling Stone lanzó un largo y famoso artículo —hoy convertido en una referencia de la época— en el que se refería a Goldman como: “Un gran calamar vampiro envuelto en la cara de la humanidad, metiendo inexorablemente su embudo de sangre en cualquier cosa que huela a dinero”.

Clima de opinión

Todo esto es una muestra del clima de opinión en torno a la entidad tras aquella debacle financiera con tintes de cine de suspense (de la que, de hecho, se han escrito varios thrillers). 
En los late night shows era común oír chistes sobre Goldman. 
Por si no hubiese bastante, a Blankfein no se le ocurrió otra cosa que decir, en medio de una entrevista de 2009, cuando la sociedad estadounidense aún estaba abierta en canal por la crisis, que el banco estaba haciendo “el trabajo de Dios”.
Poco después, la SEC le multó con 550 millones de dólares por “distorsión grave”: creó y vendió un producto muy complejo (los luego famosos CDO) cuando empezaba a derrumbarse el sector inmobiliario sin contarle que uno de sus clientes (el inversor John Paulson) había participado en la selección y estructuración de estos y que, mientras se lo estaban vendiendo, Paulson estaba apostando a la baja contra esos valores. 
El bajo coste de esa multa se interpretó como una victoria. 
Y hace un año, llegó a un acuerdo extrajudicial para pagar 5.000 millones en reclamaciones por vender activos de deuda asegurando que estaban respaldados por hipotecas solventes cuando eran conscientes de que estaban a punto de caer en el impago.
En el imaginario popular, Goldman encarna el símbolo de los excesos; en el ideario menos profano, los méritos están algo más repartidos. La factura de Bank of America, por ejemplo, sumó 16.600 millones de dólares en un pacto similar, mientras que JPMorgan desembolsó 18.000 millones, además de otras penalizaciones por otros desmanes.
Para Cohan, Goldman es, aun así, “una institución única, el banco más respetado del planeta”, mientras que Marc Roche, en su libro, es implacable: relata su papel en la crisis, desgrana las conexiones políticas del grupo y detalla algunas operaciones que dieron la campanada, como el asesoramiento para el maquillaje de las cuentas públicas de Grecia. 
Ambos coinciden, con todo, en la intensa cultura de empresa que hay en la institución, también en la competitividad descarnada o el desprecio al estrellato individual. 
Roche habla de “monjes banqueros” dispuestos a salir disparados de la casilla de salida del tablero con la “sangre fría suficiente” como para ganar.
Seis años después de publicar el libro, Marc Roche cree que “el banco, en esencia, no ha cambiado, solo lo ha hecho en cuestiones cosméticas. Siguen siendo los mejores contratando personal, de los mejores en gestión de fortunas…”, y siguen, añade después, “teniendo esa red de influencia”.
En 2010 crearon un comité que revisara sus estándares y acordaron una batería de medidas para reforzar la transparencia de sus gestiones, el control de sus productos, los conflictos de intereses de sus agentes y directivos. Un empleado del banco, contratado después de este proceso, asegura que el escrutinio sí es, al menos hoy, exhaustivo.

Un lavado de imagen

El banco también muestra una cara más amable y ha dado algún paso para combatir su reputación de secretista: 
hay más información en su página web, se ha abierto a las redes sociales… 
El pasado abril, The New York Times publicó un largo artículo bajo el título ‘Un socio gay y latino pone a prueba la cultura tradicional de Goldman Sachs’. 
Se trataba de Martin Chávez, próximo director financiero, impulsor de un proyecto de software que da a los clientes más acceso a una información de negociación muy específica que antes solo estaba disponible para goldmanianos.
Un tercio de los empleados de Goldman en todo el mundo son ingenieros, y la tecnología, según la firma, es la división más importante del grupo. Han invertido en nuevas compañías como Symphony, una plataforma de mensajería instantánea, o ­Kensho, otra base ingente de datos, ámbitos en los que hasta ahora dominan Bloomberg o Thomson Reuters.
A los bancos les gusta cada vez más presentarse como firmas tecnológicas, y detrás de este afán hay una búsqueda de eficiencia en los procesos. La regulación resultante de 2008 y los nuevos requerimientos de capital hacen más difícil el negocio a todo el sector y la intermediación ha ido a la baja. 
Los ingresos del banco son hoy un 25% inferiores a los de 2009, en parte por las dificultades de crecer y en parte por la venta de algunos negocios de volumen. 
Las decisiones de recorte de gastos en esa casa se toman con rapidez: este año, en apenas seis meses, el banco hizo ajustes por valor de 900 millones de dólares.
“En 2006, Goldman tenía 33.000 millones en capital ordinario, en 2016 tenían 76.000, más del doble. Si más que duplicas el volumen de capital que tienes que tener, para lograr el mismo nivel de retorno de ese capital, debes duplicar también los ingresos netos, lo que es obviamente casi imposible”, explica Christian Bolu, de Credit Suisse, que lleva seis años en el equipo que analiza el banco. “Pero en términos de ROE [retorno sobre fondos] está mejor que sus rivales”, añade.

Más beneficios

Los beneficios del año pasado engordaron un 22% respecto al anterior (hasta los 7.400 millones de dólares), mientras los ingresos se encogían un 9% (hasta los 30.600 millones de dólares). Y el beneficio por acción, que es lo que interesa sobre todo en Wall Street, se disparó hasta el 34%. 
Desde la noche electoral, las acciones han subido un 27% en Bolsa, gracias a la expectativa de una menor regulación con el Gobierno de Trump, entre otros factores.
Tras la caída de Lehman Brothers, fue obligado a constituirse como un grupo bancario para poder acceder a las rondas de liquidez de la Reserva Federal. El pasado octubre abrió una plataforma online de créditos para el consumo pequeño, un área aún muy reducida de negocio, bajo el nombre de Marcus (el nombre del fundador). El corazón del banco sigue siendo la intermediación de valores, la inversión.
Lloyd Blankfein no ha vuelto a decir que están haciendo el trabajo de Dios. Pero hace poco, en una entrevista en CNN, dejó entrever que no estaba a años luz de ello. 
“Me muero de miedo de que se cometan errores en mi organización”, dijo, “¿y sabe qué? El mundo quiere que yo esté muerto de miedo”, como si Goldman Sachs gobernara el mundo.
Si nos han de robar, 
que sean otros y no los mismos de siempre

Si como votantes, no nos escuchan
como consumidores, lo harán
boicoetemos sus empresas.
Llevamos las de ganar. 

Como acabar con la ESTAFA de las ELÉCTRICAS... de una puta vez pasando de los Vendepatrias del Bipartidismo

Ante el robo continuo y escandaloso por parte de las eléctricas y sus abusos en el recibo de la luz
propongo... 
actuar todos unidos como consumidores
contratando TODOS 
o en su defecto una gran mayoría,
  otra compañia eléctrica que no sea ninguna de estas dos (ENDESA - IBERDROLA) y cambiarnos a otra cualquiera de las muchas ofertas que existen hoy en día.

De tal forma que no les quede otra a las grandes que plegarse a nuestras demandas de una tarifa más justa y mucho más barata
o atenerse a las consecuencias 
de seguir con su estafa.

En nuestra mano está que siga este robo o cortar por lo sano para que no nos sigan mangoneando

ARMAK de ODELOT

Canción del Indignado Global

(solo pá Mentes preclaras 

libres de Polvo y Cargas)

Si me han de matar que sea,
 un Trump que de frente va

  no un Obama traicionero, 

que me venga por detrás.


Éstos del bipartidismo, 

a nadie ya se la dan

Tanto monta, monta tanto,

ser sociata o liberal.


Que harto me tienen sus cuentos, 

de crisis y guerras sin más

Cuando no hay bandera que tape, 

la ansia de un criminal.


Daños colaterales son, 

inocentes masacrar

si lo hiciéramos con ellos, 

no habría ni una guerra más.


Por eso pasa que pasa, 

que nadie se alista ya

a no ser que la CIA pague,
 
como al ISIS del MOSAD


A mí, que nunca me busquen, 

ni me llamen pá luchar.

Que yo no mato por nadie. 

Yo mato por no matar.


La paz de los cementerios 

es la paz del capital

Si soy rojo es porque quiero, 

en vida, vivir en paz.


Hoy tan solo mata el hambre, 

del rico por tener más 

Con el cómplice silencio, 

de toítos los demás.


Que preferimos taparnos, 

los ojos pá no pensar

O mirar pá otro lado, 

pensando que el mal se irá.


Creer que lo que a otro pasa, 

no nos tiene que importar.

Cá palo aguante su vela, 

repetimos sin cesar.


Éste es el mantra egoísta 

que rula por la sociedad

como si lo que le pase a otro, 

no te pueda a tí pasar


Más todo, cuán boomerang vuelve, 

al sitio de donde partió

y tal vez ocupes mañana, 

el sitio que otro dejó.


Mil pobres ceban a un rico, 

otros mil le dan jornal,

y otros cuantos dan su vida 

porque todo siga igual. 


Que no me coman la oreja, 

que no me creo ya ná

de sus guerras, sus estafas, 

ni su calentamiento global


Tan solo vuestras mentiras, 

esconden una verdad

que unos pocos están arriba 

y abajo tós los demás.


Da igual que seas ateo, 

cristiano o musulmán.

Solo los elegidos, 

el paraíso verán.


Hay medios alternativos, 

amarillos muchos más.

Unos más rojos que otros. 

Los menos, de radikal.


Más todos tienen su cosa, 

y a todos hay que hojear

Que comparando se tiene 

opinión más general.


Qué de tó aprende uno. 

Nadie tiene la verdad.

Ser más papista que el Papa, 

no es garantía de ná.


Solo creo en lo que veo, 

díjome santo Tomás, 

que el que a ciegas se conduce, 

no para de tropezar.


Y al enemigo, ni agua, 

ni nunca contemporizar

No dudes, tarde o temprano, 

siempre te la jugará.


No hay que seguir a nadie 

y a todos hay que escuchar.

Si tu conciencia te guía, 

de nada te arrepentirás.


Dá gusto ver a los ricos, 

pegarse por serlo más

mientras en eso se hallen, 

quizás nos dejen en paz.


Si te crees o no sus mentiras, 

a ellos les dá igual.

Con tomarlas por veraces, 

les basta para actuar. 


Que no me cuenten más cuentos, 

que tós me los sé yo ya.

Se demoniza a cualquiera

que no se deje robar.



No basta con ser un santo, 

sino ser de"su santoral"

Como la cojan contigo, 

no te valdrá ni el rezar.


Pensamiento único llaman. 

Anteojeras pá no pensar

más que en la zanahoria. 

El palo irá por detrás.


Si no crees en lo dictado, 

anti-sistema serás

Y por mucho bien que hagas, 

te van a demonizar.


Que no me coman la oreja, 

que a mí, no me la dan.

Que me sé todos sus cuentos 

y también, cada final.


Si de cañon, quieren carne, 

pál matadero llevar

que busquen a otro tonto, 

que este tonto no va más



No se ha visto en tóa la historia, 

otra estafa sin igual.

Que la madre tóas las crisis, 

que creó el capital


Y cuando tan ricamente, 

uno estaba en su sofá

Relajado y a cubierto, 

de inclemencias y demás,


te cortan sin previo aviso

el grifo de tu maná. 


Y te dejan sin tus sueños,
 
sin trabajo y sin hogar


y pá colmo y regodeo 

de propios y extraños, van

y te dicen como aviso

que al rojo no hay que escuchar


que son peores que el lobo,

del cuento y mucho más

y que si vas y los votas

toíto te lo robarán.



Si como votantes, no nos escuchan

como consumidores lo harán.

Boicoetemos sus empresas

Llevamos las de ganar. 


Si no queda más remedio

que dejarnos de robar

que sea otro y no el de siempre

tal vez así, aprenderá


No hay pan pá tanto chorizo,

dicen, cuando lo que sobra es pan.

Lo que no hay es un par de huevos
 
pá que no nos choriceen más.


Resultado de imagen de eladio fernandez refugiados suecia

Ellos tienen de tó

los demás, cuasi-de-ná

mas ellos son cuatro mierdas

y nosotros sémos más.


La próxima revolución 

contra las corporaciones será

y si ésta no se gana 

no habrá ninguna ya más.

Quien sepa entender que entienda

lo que digo es pá mascar

despacio y con buena conciencia.

Mi tiempo no dá... pá más


Armak de Odelot


Dicen: 

No será televisada, 

la próxima revolución.

Más como nadie se fía 

de lo que se nos dice hoy en día,

pasamos los días enteros, 

tumbados en el sofá

delante la caja tonta,

 por no perder el momento
del pase de la procesión 
que tós llevamos por dentro